Cinco consejos para mejorar tus hábitos alimenticios

Cuántas veces hemos escuchado que llevar un plan alimenticio es carísimo, sin saber que hay alimentos sumamente baratos que nos ayudarán a mantener en equilibrio nuestra salud.

Y es que saludable no es sinónimo de pechuga y lechuga; pero sí de saber qué cosas te caen bien y qué otras no. Es sumamente importante tener siempre la asesoría de un experto, ya que, cada cuerpo es completamente diferente y reacciona de forma distinta a los alimentos que se consumen.

1.- PLANIFICA: lo más importante de tomar la decisión de cambiar tus hábitos alimenticios es darte tiempo, genera un espacio en tu agenda para gestionar tus alimentos; aunque vivamos con el estrés encima, siempre se pueden dedicar 15 o 20 minutos para preparar lo que consumirás en el día; además de que te generará algunos ahorros extras que agradecerás a corto plazo. Nadie más que tú mismo conoce los horarios en los que tienes hambre, por lo que el hecho de planificar, te dirá qué tanta comida necesitas para el día.

2.- DETECTA TUS HÁBITOS: siempre es importante ver qué estamos comiendo, no es lo mismo generalizar “yo como puras porquerías”, “yo puro carbohidrato”, “sano ni de broma”, a ser más específico con lo que comes. Haz una lista, recuerda qué desayunaste, qué comiste y qué cenaste; los dulces que estuvieron “llenando un huequito” o las cosas que consumiste para "engañar al hambre". Todo es sumamente relevante ya que seguramente hay cosas que sí son hábitos saludables.

No es lo mismo hacer todas tus comidas en la calle, a sólo hacer una y las demás en casa, o desayunar café con galletas pero para la comida o la cena ya existan alimentos mejor balanceados.

3.- REDUCE: no se trata de darle la espalda a los carbohidratos por completo; se trata de educarnos en cuanto a porciones. Ya sé que el peor enemigo es el pan dulce y las galletas, pero te aseguro que, aunque parezca imposible renunciar a su delicioso sabor, poco a poco con mucho esfuerzo lo lograrás. Haz el compromiso contigo, si antes te comías un paquete de ocho galletas, ahora sólo cómete cuatro y así vas reduciendo hasta que no necesites de ellas a diario.

4.- SUSTITUYE: el mayor porcentaje de las personas que sufren problemas alimenticios, son a las que les dio el antojo o hambre imprevista y no tenían algo a la mano para saciarse. Por lo que siempre te recomiendo tener alimentos ligeros, aperitivos o snack en tu mochila.

En vez de frituras come un poco de cacahuates tostados con salsa y limón o en lugar de helado compra yogur griego y congélalo. Vivir sano, no quiere decir vivir sin sabor.

5.- COMPRA MUCHAS FRUTAS: las frutas siempre son la panacea a tus males; además de que no necesitas mucho tiempo para su preparación, son baratas (compra en tu mercado local) y son bastante rendidoras.

Lo más recomendable es que vayas haciendo un cambio gradual, aunque hay quienes, a pesar de los riesgos que conlleva, deciden hacer una dieta propia, excesiva y agresiva para su cuerpo. Obtienen resultados inmediatos ciertamente, pero efímeros. Hay quienes por más ejercicio y sacrificios alimenticios que realizan, no consiguen llegar a su peso ideal inexplicablemente; aunque la apariencia, es el motivo principal por el que se desea vivir más saludable, a ciencia cierta no es lo más importante.

Artículo anterior ¿Por qué es efectiva la terapia online?
Siguiente artículo La importancia de la salud mental

Comentarios

I18n Error: Missing interpolation value "autor" for "{{ autor }} - {{ fecha }}"

yxeoQFIpYmKwHtOl

I18n Error: Missing interpolation value "autor" for "{{ autor }} - {{ fecha }}"

pokDxtrPKWYXvdH

Deja un comentario

*Campos requeridos