Comunicación, tecnología y asimilación de la sexualidad

Por Iván Jesús Reyes 

A propósito de la sexualidad, hemos de decir que es un tema del que se habla poco desde algunas perspectivas, y está bien “pues no debe ser un tópico para la hora de la cena familiar"; no obstante, para uno que otro “liberal” -dirían los tradicionalistas- es un tema del que se desearía apareciera más en escena, como un buen protagonista, desde el primer acto; sin embargo, muchos telones bajan y cortan la presentación cuando de sexualidad se trata.

Resulta preocupante, a nombre del conocimiento, de la academia, de la investigación y de la población en general, que la sexualidad humana sea un área por la que se libran grandes batallas; sanguinarios ortodoxos y mercenarios tradicionalistas invierten todo a su alcance para hacer callar la voz de expresión libre y natural de la humanidad.

Es lamentable que para niños, niñas, adolescentes, ancianos y adultos se niegue el derecho del conocimiento y la educación sexual, así como de la expresión libre y sin prejuicios, de la vivencia sin agresiones y de la aceptación y la práctica de la misma en su conceptualización en amplio sentido; pese a ello, y afortunadamente en la actualidad, las bondades de la tecnología permiten el acercamiento a herramientas de información para todos los temas, pero ¡cuidado!, pues también esto en ocasiones es una fuente para desinformar e incluso para malinformar.

En particular, las redes sociales, el uso de plataformas y otros medios de difusión ostentan información en las que es común encontrar grandes disparidades en pensamientos, abismales polaridades de actitudes y enormes batallas por obtener la “razón”, pero el uso de esta es lo que menos se observa en tales discusiones; más bien, lo que prevalece son disertaciones sin argumentos y comentarios viscerales.

El contenido de las redes y los mensajes masivos tienen alcances inimaginables, pues estos medios de difusión son capaces de crear corrientes de pensamiento para culturas enteras; surgen con impactos que en ocasiones son favorables, pero la probabilidad del antagonismo aparece con suma facilidad; desprestigiar, enjuiciar, señalar, luchar o implantar ideas y patrones de conducta, tienen de igual manera alcances severos y, dirían algunos, hasta fatales.

Surgen tópicos álgidos que entrelazan las redes cibernéticas de comunicación masiva y la influencia sobre el conocimiento, la educación y la adopción de actitudes y comportamientos de las sociedades; debates interminables  acerca de la identidad de género y la orientación sexual –actores que roban cámara desde hace ya algunas décadas– consolidan disertaciones efímeras y discusiones incansables sobre quién desea, se atrae y siente tal por cual o aquello.

Otro tópico robacámaras que se disputa el protagonismo en el teatro de la “sexualidad y la sociedad” es el feminismo, movimiento que surge hacia 1789 con la Revolución francesa en busca de la participación y la mal llamada –a mi parecer- “igualdad” jurídico-política de la mujer, movimiento al que más adelante y hacia la actualidad le subyace una intención de respeto, empatía y de derecho. Quizá el verdadero ganador del galardón es el actor que representa al erotismo y la vinculación afectiva; los swingers, bondage, frees; aquellos en relaciones abiertas, los poliamorosos y parafílicos, todos ellos actuando a nombre de la libertad de la expresión sexual. ¿O cree usted que sería pertinente cuestionarse si es la voz de la inmoralidad social la que grita con ello?, o en todo caso, ¿de quién es esa voz entonces?

Surgen sin duda interminables cuestionamientos sobre los cuales ahondar desde una perspectiva certera, científica y neutra; aspecto que resulta ideal pues en repetidas ocasiones prevalece el tedio de opiniones dicotómicas, actitudes hostiles y emociones cancerígenas que fungen como teloneros de la presentación estelar; asimismo, las ideas prejuiciadas y la falta de cimientos en educación sexual contribuyen a que el escenario se desplome y todo acabe en una verdadera catástrofe.

Distorsiones político–sociales emergen en nombre de la moral, sin embargo, solo favorecen a ciertos grupos izquierdistas, tradicionalistas, ortodoxos, religiosos, o llámese con el título que les acomode, y surge la incógnita: ¿qué tanto se acerca la intención a la armonía y consolidación de una vida humana de respeto y derecho?

Acerca del aprendizaje, se dice que es una condición innata que posee cualquier ser humano, en mayor o menor grado, que lo hace con mayor facilidad o dificultad, según el sujeto en particular, que depende de su medio social y cultural, de su accesibilidad a medios y formas para la educación e información; sin embargo, es entonces un hecho innegable la posibilidad de adquirir experiencias, sentimientos, conductas y pensamientos, y esto reproducirlo a través de la cotidianeidad de la vida familiar, social, personal y laboral. A esta idea se le suma la posibilidad del acceso a medios electrónicos desde edades tempranas que facilitan la comunicación y ejercen el papel de educadores virtuales masivos.

Concluyo, a decir de lo expuesto en algunas de las líneas de la presente participación, con una frase sin duda humanista, visionaria y neutra que marca no solo desde la diversidad sexual, sino desde la vida misma:  

"En sí, la homosexualidad está tan limitada como la heterosexualidad: lo ideal sería ser capaz de amar a una mujer o a un hombre, o a cualquier ser humano sin sentir miedo, inhibición u obligación".

-Simone de Beauvoir.

Artículo anterior Atrévete a conocer tu sexualidad
Siguiente artículo Erradicar la violencia en el noviazgo es responsabilidad de todos y todas

Comentarios

I18n Error: Missing interpolation value "autor" for "{{ autor }} - {{ fecha }}"

Que ideal el tener información certera y libre por medios como este, sin que ningún prejuicio de los que menciona afecte el interés por el tema en el que todo ser humano está inmiscuido! Gracias le sigo…

I18n Error: Missing interpolation value "autor" for "{{ autor }} - {{ fecha }}"

Muy bueno, mis felicitaciones!!!

Deja un comentario

*Campos requeridos