La importancia de tener educación sexual

Por María del Carmen Herrera Pérez

Lo apasionante del estudio de la sexualidad, y que me ha atrapado por más de 28 años, es la amplitud de ésta; sus diferentes facetas científicas, de estudio, actualización y compromiso.

Asimismo poder explorar diversas aristas a través de los cursos impartidos a público abierto y profundizar en las vivencias de niños y niñas, prepúberes y púberes, con su desconocimiento y avidez por comprender; sus dudas, cuestionamientos, así como su temor a expresarse y cuestionar; compartir con adolescentes ya con duelos, pérdidas de diversos tipos, con sensaciones,  experiencias nuevas y diferentes en su despertar sexual; en donde se enfrentan a exigencias sociales que pueden tener resultados a veces lastimosos y hasta peligrosos para su integridad física y emocional, enfrentándolos frecuentemente sin ninguna orientación.

Las causas de lo anterior pueden ser que los padres desconozcan estas situaciones, que estén ausentes, o simplemente la relación y comunicación puede no ser tan profunda como  para hablar de estos aspectos.

La realidad es que la sexualidad es algo bello, maravilloso, emocionante e inquietante, por todas las sensaciones y vivencias que se pueden experimentar; pero como todo en este mundo dual, tiene un lado oscuro que puede exacerbarse si no hay educación formal como la que se obtiene a través de cursos, artículos científicos y libros, o la información profesional en línea; ya que el desconocimiento puede afectar desde un encuentro erótico-afectivo, hasta la salud sexual de los seres humanos, la cual abarca los ámbitos biológicos, psicológicos, sociales, relacionales, etcétera.

Ahí es donde mi ejercicio profesional resulta tan importante, pues se trata de guiar, informar a los padres, maestros, o acompañar en cursos o procesos terapéuticos, tanto al público en general, como a los profesionales de la salud que no tienen una formación en sexología.

De acuerdo con lo que generalmente se cree, la educación e información sobre la sexualidad no se inicia sino hasta la adolescencia, ya que se percibe a la sexualidad únicamente como una relación sexual coital, desde un enfoque que resulta reduccionista.

Sin embargo, la sexualidad se extiende a lo que como seres humanos, somos, actuamos, pensamos, sentimos, creemos, soñamos, hacemos, repetimos y perpetuamos; la percepción y vivencia de la sexualidad que tenemos se ha conformado a través de nuestras experiencias en la vida desde antes de nacer, principalmente con lo que hemos visto o con lo que nos dijeron o escuchamos en casa, aunado a lo que vamos descubriendo cada día a lo largo de nuestro ciclo de vida. 

Esta percepción y vivencia tiene un efecto importante en todas las áreas de nuestra vida, incluso en nuestro ejercicio profesional, ya que puede afectar a quienes buscan nuestros servicios y atención dentro de las áreas médicas, psicológicas y pedagógicas, siendo emergente en estas áreas la educación formal de la sexualidad, para con ello actualizar, romper mitos e incluso reaprender diferentes perspectivas y visiones que nos llevarán a un cambio a nivel cognitivo y en la toma de conciencia, generando una diferencia tanto en nuestra conducta sexual, como en nuestras interacciones y formas de vincularnos en los diversos ámbitos en los que nos desenvolvemos a niveles personales y profesionales.

Asimismo, a niveles relacionales surgen muchas dudas desde la guía y educación a   los menores; a pesar de que Freud fue quien rompió el esquema de una sociedad victoriana, la sexualidad infantil sigue siendo un tema que nos genera reacciones e incomodidades, independientemente de ser parte de nuestra cotidianeidad; pudiendo observar que los infantes tocan su cuerpo, buscan sensaciones y las viven sin mayor conflicto.

Sin embargo, nosotros como padres y con nuestras propias percepciones represoras en diferentes grados sobre la sexualidad, de pronto no sabemos cómo manejar estas situaciones y repetimos las pautas prohibitivas e incluso punitivas al no contar con elementos para socializarla y hablarles abiertamente sobre  sexualidad, ni responder a sus preguntas acertadamente; ya que seguramente tienen muchos cuestionamientos y los expresan de diferentes maneras, ya sea preguntando, observando o simplemente explorando.

Todo esto los coloca en situaciones de vulnerabilidad y no son las prohibiciones las que los prepararán para saber que su cuerpo y el contacto con el mismo, es algo íntimo y propio, para con ello poder prevenirlos de situaciones de abuso sexual.

Debemos tener claro que los infantes son seres integrales, por lo cual, la percepción de sí mismos, un sentido de identidad fortalecido, saberse únicos, seres valiosos y capaces, independientemente de los errores que cometan, así como el sentirse amados y aceptados, les dará las herramientas necesarias para que su propio proceso de crecimiento y  desarrollo psicosexual sea amable y positivo.

Sin embargo, en este mundo de adultos que los rodea, pueden ser ellos los depositarios de nuestras presiones, angustias, enojos y neurosis, donde la desventaja de jerarquía tanto física como cognitiva, los coloca en situaciones en donde puede estar de por medio su bienestar psíquico, emocional e incluso su integridad física.

Aunado a lo anterior, el bienestar de los infantes puede verse comprometido si continuamos en la vida sexual adulta con lo que implica el ritmo de vida actual, la confusión de roles que ya resultan difusos y los estereotipos que causan inconformidad; la conceptualización de lo que es una pareja y la comunicación verbal que puede a veces limitarse a situaciones logísticas de la cotidianeidad, llevando a las parejas a alejamientos no únicamente eróticos, sino afectivos, que afectan y espacian la cercanía y deterioran los elementos que conforman a las parejas, como son: la solidaridad, empatía, complicidad, cercanía, apoyo, pasión, entre muchos otros.

El trabajo en procesos terapéuticos con parejas resulta retador por lo complejo que es, pero lo importante es que acudan a tiempo cuando aún no haya muchos resentimientos acumulados, ya que estos conllevan escaladas y vendettas que deterioran la relación entre dos seres que en algún momento se eligieron para caminar juntos, hombro con hombro, y en donde óptimamente, predominaba el deseo de dar, expresar y manifestar sus emociones. 

Lo anterior se agrava si sumamos la prevalencia de alteraciones de la respuesta sexual que afectan el placer sexual y que pueden llevar al hermetismo y mecanismos de defensa, de espaciamiento y alejamiento al no existir una intimidad afectiva, en donde ambos puedan compartir sus más profundos sentimientos y temores, apoyándose y aceptándose para trascenderlos juntos. 

La falta de información, de permisividad, conlleva el sobredimensionar las situaciones que pueden ser simplemente mitos, y realmente generar una disfunción que afecte de manera importante el autoconcepto y lacere la espontaneidad y capacidad de disfrutar, con solo estar al lado de la pareja, sintiendo la piel, texturas y calidez.

Adentrándome en el área de la docencia, la experiencia ha sido enriquecedora, ya que no se ha tratado solo de dar información científica, verídica y libre de mitos, sino también de romperlos, ya que como profesionales, médicos, psicólogos, pedagogos, a niveles de maestría o doctorado, nadie queda exento de haber integrado un sistema de creencias que se repite a través de generaciones y de lo cual no se tiene conciencia. 

Por lo anteriormente expuesto, es que desde mi particular opinión como profesional de la sexología e integrante del Consejo Directivo del Colegio Mexicano de Posgraduados en Sexología Clínica, único en el mundo, el objetivo es hacer crecer la conciencia de las personas, independientemente de su sexo, edad, género, estado civil, etnia, preferencia y profesión; no únicamente la conciencia individual, sino la conciencia global para poder mejorar nuestro interno y nuestro entorno, viviendo de una manera más armónica y positiva.

Artículo anterior Para vivir mejor desde la diversidad sexual y de género
Siguiente artículo Atrévete a conocer tu sexualidad

Comentarios

I18n Error: Missing interpolation value "autor" for "{{ autor }} - {{ fecha }}"

Propecia Hair Growth Prevention illulk https://cialiser.com/ – order cialis online AremBord Come Utilizzare Kamagra EmapsRah Cialis treaxialelia Too Much Finasteride Propecia

I18n Error: Missing interpolation value "autor" for "{{ autor }} - {{ fecha }}"

Amoxicillin With Milk Trancegege https://bbuycialisss.com/# – Buy Cialis SagGlalM prix du levitra orodispersible MeenItania Cialis SkiveSah cialis gratis

Deja un comentario

*Campos requeridos