Para vivir mejor desde la diversidad sexual y de género

 Por Armando Díaz Camarena

 

Las personas que vivimos la experiencia de ser lesbianas, gays, bisexuales, pansexuales, asexuales, transgéneros, travestis, transexuales, intersexuales (LGBPATTTI) enfrentamos distintos desafíos en nuestra vida personal y social. Por ello, resulta fundamental que trabajemos sobre nosotras y nosotros mismos, y algunas veces solicitemos algún acompañamiento emocional profesional. Este proceso de reflexión y de apoyo nos ayudará a asumirnos, reconstruir nuestro proyecto de vida, aprender a manejar las reacciones de las familias y personas cercanas, llevar una vida de autocuidado y bienestar, así como construir relaciones afectivas y eróticas constructivas.  La facilidad para manejar los desafíos de nuestra vida se ve influida por nuestras características de personalidad, el tipo de educación que hemos tenido, la posición de la familia respecto al tema, nuestra posición respecto a valores y creencias religiosas, así como el entorno en que vivimos. Por ello es necesario identificar la situación en la que estamos y nuestro entorno, para tomar las mejores decisiones.  A continuación, comparto algunas recomendaciones para vivir mejor desde la diversidad sexual y de género,     

Vivir la diversidad sexual y de género implica asumirnos plenamente:

  1. Conócete. Es importante saber cuál es tu situación en cuanto a tu identidad de género y tu atracción sexual-afectiva por personas de tu mismo sexo o de ambos sexos. Sólo tú sabrás cuál es tu naturaleza, tus sentimientos y hasta dónde vas a llegar.
  2. Infórmate. Busca información en fuentes confiables sobre el tema. Puedes comunicarte con organizaciones de diversidad sexual o especializadas en sexualidad; ahí pueden orientarte y recomendarte materiales audiovisuales, páginas web, libros, etcétera.
  3. Acéptate. Ser quien eres y vivir desde la plena aceptación de tu identidad y tu sexualidad es una lección que te toca aprender en la vida, y es desde donde vas a construir tu propio camino y relacionarte con el mundo y con los demás.
  4. Explora. De manera consciente y analiza el mundo del que ahora eres parte; recuerda que aún hay violencia y discriminación hacia nuestras comunidades y que también corres el riesgo de desarrollar hábitos o relaciones que no son saludables.

Construye una red  de apoyo con personas cercanas y de la comunidad:

  1. Reconoce tu entorno. Identifica a las personas que pueden ser un apoyo en este proceso, por ejemplo, otras personas LGBT+ que estén asumidas, personas heterosexuales solidarias que puedes encontrar entre tu familia y amistades, así como otras que sean expertas en orientación. Observa si hay condiciones de tranquilidad y disposición en tu entorno.
  2. Revisa si estás listo. Para afrontar y manejar las reacciones de tus personas cercanas, chéca lo siguiente: ¿qué es lo peor que puede pasar?, ¿qué es lo mejor que puede pasar?, ¿cómo se va a transformar tu vida cuando hayas hablado con ellas?, ¿cómo vas a manejar sus dudas y reacciones?, ¿qué vas a hacer en caso de que tengas que salirte de casa?
  3. Construye alianzas. Acércate a quienes pueden ser un respaldo y prevé cuál puede ser la reacción de tus personas cercanas.
  4. Háblalo. Si vas a hablar de ti con personas importantes en tu vida, busca el momento adecuado y ve acercándote y hablando con quienes consideras que serán tus aliadas.
  5. Busca apoyo. Identifica a las personas y organizaciones que pueden apoyarte para orientar e informar adecuadamente a las personas que te rodean; es preciso que tengan la preparación, la posición ideológica y la credibilidad en la comunidad en la que van a apoyarte.

Para construir una vida amorosa saludable

Las relaciones erótico y afectivas son áreas fundamentales que debes cuidar, pues si no construimos experiencias positivas y nos involucramos en relaciones tóxicas podemos ver afectado nuestro estado de ánimo, las relaciónes con otras personas e incluso nuestra vida productiva. Para buscar y construir relaciones amorosas es necesario estar emocionalmente enteros. Esto implica seguir algunas recomendaciones de autocuidado:

  1. Antes de involucrarte sentimentalmente trabaja para fortalecer tu autoaceptación y consulta con otras personas acerca de a) cómo funcionan las relaciones afectivas en las comunidades LGBT+ y b) de qué situaciones debes cuidarte.
  2. El interés y la atracción no son suficientes; involúcrate sólo con personas que te ofrezcan respeto y valoración personal.
  3. Deja tus patrones autodestructivos y aléjate de las relaciones que vulneren tu integridad, tu autoestima o que te generen ansiedad.
  4. No te pierdas por una relación, no abandones tus proyectos, tus necesidades, tu autocuidado ni  a la gente que quieres.
  5. Los pilares que sostienen la relación son erotismo, amor, confianza, comunicación, expectativas claras y compromiso.

Para hablar con la familia

Nuestras familias no siempre están preparadas para hablar de nuestra situación, incluso cuando intuyen cuál es nuestra identidad y orientación sexual. Es importante identificar su proceso, ayudarles a entender, acercarles con personas preparadas para darles orientación, o incluso, darnos cuenta de cuándo es mejor retirarnos o no hablar del asunto con nuestras familias.

Si quieres participar en algún colectivo

No todas las organizaciones son espacios adecuados para ti; si quieres participar del trabajo comunitario, es necesario que evalúes a las organizaciones en las que te gustaría participar y revises su trabajo, sus declaraciones públicas, su trayectoria, la formación de sus líderes, su cuidado de la ética, su manejo del dinero, el trato que da a sus integrantes, así como la forma en que se relacionan con otras organizaciones, con empresas y con partidos políticos. 

 

 Parte de este texto se encuentra en el libro El expresso de las 10, bitácora para el viaje interior, de Ricardo Salazar, Alonso Torres y Guadalupe estrella (coordinadores); que fue publicado en 2017 por la Editorial Universitaria de la Universidad de Guadalajara, pp. 212-213.  

Artículo anterior ¿Realmente disfrutas tu sexualidad?
Siguiente artículo La importancia de tener educación sexual

Deja un comentario

*Campos requeridos